Viajes

Viaja sola, quítate el miedo

Viajar sola, principalmente por América Latina se considera peligroso ¿pero en realidad es así  o lo peligroso es romper esquemas que afirman que debemos compartir absolutamente todo con amigos, pareja, familia o viajar acompañadas de un hombre que nos proteja? Pienso que no importando tu sexo, en muchas ocasiones te encuentras en riesgo y depende de tu habilidad mental y física para poder escaparte de esa situación, recuerda que también "no todos son villanos, no todo está mal" que siempre habrá gente dispuesta a ayudarte, y  personalmente me hace muy feliz ver que cada vez más mujeres deciden agarrar la mochila e irse por unos días o meses a emprender una travesía solas,conociendo gente en el camino.

En mi caso, creo que la he tenido muy fácil, mis padres nunca me han juzgado por viajar o vivir sola , siempre me han dicho que les enorgullece haberme criado fuerte e independiente, aunado a que practiqué taekwon do casi toda mi vida y sé que en cualquier situación de peligro aviento unas patadas o puedo correr, sin embargo, sé que no es el caso de muchas mujeres, quienes fueron o son tratadas como débiles principalmente por la familia o pareja,  y ellas han interiorizado ese discurso que se sienten incapaces de aventurarse en una experiencia así, sin embargo he escuchado de varias que dicen "yo quiero pero me da miedo", el miedo es natural, pero eso te ayuda a sobrevivir.

Mi primer viaje sola lo hice al cono sur, Perú de mi vida y de mi amor, lo hice ahorrando los $4,200  semestrales que me daban de beca en la Universidad y ahorrando $200 semanales por 1 año, recuerdo que me cagué de miedo de estar por primera vez en mi vida sola en un aeropuerto , pero no tenía idea de cuanto iba a amar hacerlo, ese viaje lo hice sin un smartphone, así que sólo llevaba mi libretita con direcciones de hostales, una notebook que servia solo para pasar fotos de mi cámara y crear rutas y mi poco sentido de ubicación.

En aquella travesía pasaron muchas cosas de primeriza o de estúpida jajaja, no sé, como casi perder el vuelo por no poner atención a la puerta de abordaje,subirme al carro de unos desconocidos con tal de ahorrarme unos pesos, beber demasiado los primeros días  y que un Alemán quisiera entrar a mi hostal a fuerza , quedarme sin dinero por no cambiar suficientes dolares  y sólo llevar  pesos mexicanos, pero no todo fue desgracia, ese viaje me hizo conocer a uno de mis mejores amigos el Doctor en Historia Rafita, nuestra amistad nació de la escala que hicimos en Lima, yo buscaba un lugar con WiFi para poder conectar mi compu y avisarle a mi familia que había llegado bien y el Starbucks más pequeño del mundo fue la opción, ahí estaba él, sentadote ocupando una mesa para 5 él solito, así que le dije que si me podía sentar y  de ahí pa'l real, salimos a rumbear 6 horas y a declarar una cumbia andina como nuestro himno de amistad "cariñito de los hijos del sol"https://www.youtube.com/watch?v=Op0dN_U4L5s, después de una mini borrachera  en un bar de mala muerte, llegamos al aeropuerto para tomar nuestros vuelos de conexión, él para Chile y yo para Cusco, y muy tiernamente me dijo " me alcanza para invitarte un bajón" jajaja, después de bajonear corrimos a mi puerta de embarque, sacó una servilleta y me dijo "apunta tu face aqui" se lo escribí y no fue hasta 5 meses después que volvimos a hablar.

Llegando a Cuzco conocí a muchas personas que recuerdo con mucho cariño, una familia de Peruanos que viajaban antes de que naciera su bebé,a Mia Shi, una China que quería recorrer toda América, Anelita, una  Oaxaqueña que llevaba 9 meses viajando por toda Latinoamérica, ella fue y sigue siendo mi inspiración, Nat y sus amigos colombianos con quienes salimos de fiesta, a un grupo de Mexicanos que iban a un congreso de Psicología, Betty la encargada del hostal quien me ayudo en todo siempre recomendándome lo mejores precios y rutas, recuerda que  en cualquier lugar encontrarás efímeros compañeros de viaje que te harán sentirte más segura, y si  te encuentras en una situación de riesgo  no dudes en morder, patear, gritar o lo que sea para salirte de esa situación.

Una de esas noches de fiesta, mis amigos peruanos decidieron regresarse al hostal, pero yo estaba super enfiestada y ni loca me quería ir a dormir, me quedé en el antro hasta que me corrieron, de regreso al hostal un alemán me venía persiguiendo hasta que se me acerco, platicamos y de camino nos besamos, casi llegando al hostal me dijo que quería pasar la noche conmigo, yo no quería, él me jaló y me besó a la fuerza, yo lo aventé contra la pared, le di una patada y corrí al hostal, al siguiente día radiopasillo me despertó con la nota de "la mexicana" llegó a dormir con un gringo y se pelearon afuera, jaja, aclaré la situación con la encargada del hostal y ella me dijo que bueno que le diste su merecido a ese gandul.

Viajar sola no sólo te hace sentirte más segura de ti, te saca de tu zona de confort, te hace hablar con personas  que  jamás hubieras pensado conocer, te hace estar alerta en todo momento, ser más observadora, te hace conocer tus límites y reflexionarte, definitivamente es algo que cualquier persona tiene que experimentar, y si, vas a tener miedo, pena de hablar con alguien más, pero todo valdrá la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *